viernes, 24 de septiembre de 2010

Iuck

La mina de repente, por sorpresa y sin sospecharlo, tuvo una muy clara idea de cómo debe sentirse una patada en el hígado.

Y no fue a razón de una comida abundante en condimentos o grasas.

Las náuseas la inundaron. Entonces apagó la pc y se fue a dar una ducha, como para reprimir el recuerdo de ese momento.

Template by:

Free Blog Templates