sábado, 5 de julio de 2008

El adivino

Hoy vino un amigo de mi papá a visitarlo. Se criaron prácticamente juntos, vivían los dos en un pueblo re perdido en Santiago, así que fueron compañeros de escuela, y creo que casi únicos vecinos, jaja.
Cuestión que el señor le dice a mi papá:

-Che, sabés? Creo que viene el Adivino en unos días, me contó mi hermana.
Mi papá- Ah, qué bueno! Cómo andará?

Y yo, que estaba ahí y no podía quedarme con la duda, interrumpo

-Por qué le dicen Adivino?
Mi papá(riéndose)- Ah! Es que una vez en la escuela [que era sólo una, con una sola aula, un único maestro y eran creo que cerca de quince alumnos] el maestro le dijo:

"Niño Alfredo, cuánto es 3 x 5?"

A lo que él contestó:

"Espere, espere, ya le voy a adivinar."

Y de ahí le quedó. De esto hacen ya más de cincuenta años! No sé si es muy gracioso, pero me reí tanto que me dolió mi heridita en la espalda. Ciao.

4 Asociaron libremente:

Valentin dijo...

jaja es que no puede pasar desapercibido ese apodo.

Ana dijo...

Y adivinó nomás? Pobre... el intentaba al menos, ya le iba a salir!

Blus dijo...

Jejee me lo imagino tirando números al azar hasta dar con el bendito "15"!

Ya que estamos te cuento que te acabo de dejar un regalito en mi blog, podés pasar a retirarlo cuando gustes! :D

Saludosss!

Ivy dijo...

Valentín: tenés tazón, en otro post cuento los otros apodos que recibieron personajes ilustres de aquella escuelita, ninguno de los otros puede pasar inadvertido tampoco

Ana: no adivinó, supongo, jajaja, pero como vos decís, al menos intentaba, al menos su respuesta era más original que un "no sé"

Blus: bueno, ya vi tu regalito, q vergüenzitaaa!!! ya lo voy a mostrar en el blog, besooo