lunes, 29 de diciembre de 2008

La falacia del psicólogo

Soy psicóloga, como ya saben (o no), y desde que empecé a estudiar la carrera, y mucho más ahora, me encuentro con las ideas erroneas y a veces hasta ridículas que tiene la gente al respecto, que se cuelan en ciertas cosas que me suelen decir cuando apenas las conozco, aquí algunos ejemplos:

Decime como soy

Y... medís 1,70 aproximadamente, tenés ojos marrones, el cabello negro, qué sé yo cuánto pesarás... Esteem, ¿cómo te explico que soy psicóloga?, esperá te lo silabeo: psi-có-lo-ga, ¿entendés ahora? No soy vidente corazón; no puedo decir cómo sos después de diez minutos de haberte conocido y de haber intercambiado sólo unas cuántas frases. Ni siquiera a mis pacientes llego a conocer, sólo los veo un par de horas a la semana, y me hablan de cosas que prácticamente no hablan con nadie más, así que ni aún en esos casos me animaría a afirmar que "sé cómo son"; puedo llegar a discernir ciertas pautas en su conducta, nada más. ¿Te quedó claro? Pero tranquilo que en el diario del domingo podés encontrar personas que por $20 pesos responden tu pregunta existencial, o hasta podés enviar un sms a algún número; viste que ahora hay servicios para todo por celular, ¿no?

Interpretame un sueño

Sí sí, todos saben de la existencia del texto de Freud: La interpretación de los sueños, lo que no entiendo es qué les hizo pensar que el padre del psicoanálisis acaso escribió un librito onda almanaque de agencia de quiniela con correspondencias tales como:
soñaste una víbora: te meten los cuernos
soñaste a alguien muerto: le alargás la vida
soñaste agua: jugá al quichicientos tanto
O sea... estoy más que re podrida que al presentarme a alguien y decirle que soy psicóloga (no yo, sino quien me presenta, porque yo no lo digo a menos que sea estrictamente necesario, justamente para evitar lo que les cuento); me harté, decía, que me salgan con un verborrágico discurso que describe una cantidad inusitada, confusa y desordenada de sueños que tuvieron en la última semana... No puedo interpretarte un sueño en el baño del salón al que asistí por una fiesta; te podría versear alguna estupidez para contentarte, pero NO TENGO GANAS, sí, sí, soy re ortiva, a quejarse a la AFA tons. Es que uno no vive como si el mundo fuera un consultorio por ser psicólogo, yo no estoy psicóloga todo el tiempo, todo el tiempo soy Ivy, nada más, no me rompan las bolas.
Si sos psicóloga no podés sentirte mal

Claro! Cómo si en la facultad me hubieran enseñado el secreto de la felicidad! No dejé de ser humana, te lo juro, hay veces que lloro, que me siento mal, que las cosas no me salen y eso me supera, ser psicóloga no me excluye de eso, así que me revienta que me digan cosas como me sorprende que te sientas mal, vos que sos psicóloga, por favor explíquenme ¿qué chot* tiene que ver?

Sos psicóloga, ¿por qué no lo usás para manipular psicológicamente?
Eeemmm (esta expresión -junto al "esteemm"- es el resultado directo de la represión de los improperios que se me ocurren), ¿cómo te digo que manipular gente no es de psicólogos sino de psicópatas?, cosas que no necesariamente se implican mutuamente. No saben las veces que me dijeron que como psicóloga debería poder manejar a algún amigo/a, novio, jefe, rival, etc. ¿¿?? Lamento decepcionarlos pero no soy Tusan ni tengo intenciones de serlo. Y que ustedes estudien psicología no les dará esos poderes sobrenaturales que me atribuyen tantas veces.
[Nota: No puedo negar que haber estudiado psicología te da una perspectiva diferente respecto a ciertas cosas, lo que a veces ayuda al aconsejar a algún amigo/a por ejemplo, pero nada más; en esos casos no hago de psicóloga, sino que sigo siendo Ivy, que es lo que se ve en parte también influenciada por la carrera. Lo digo para que vean que no soy tan ortiva, tampoco ando por la vida negándome a dar consejos.]